Uso practico de los catavientos

Actualizado: 4 de ago de 2019



Vamos a ver aqui brevemente como proceder para el trimado de las velas, indicando un metodo practico para hacerlo de forma organizada y eficaz. Saber trimar correctamente las velas es especialmente importante en regata. En navegación de crucero podemos siempre permitirnos el lujo de ser más flexibles y menos rigurosos. No obstante, el conocimiento de un correcto reglaje nos permite enfrentarnos a las más variadas situaciones de viento y mar con más seguridad y confianza. 


TRIMADO DE LA VELA MAYOR


Concentremonos por ahora, mirando el dibujo, en la vela mayor. En la vela mayor podemos tener un numero variable de catavientos (las "lanitas"), pero las más importantes son las que están evidenciadas en la figura.


Como empezamos con el trimado de la vela mayor?


Una vez que estemos a rumbo, tenemos que concentrar nuestra atención en los catavientos bajos y próximos al grátil, los de la sección 1 de la vela, la porción inferior. Denominaremos estos catavientos "catavientos de control”. Queremos ajustar la vela para tener esos catavientos de control paralelos. La operación completa de trimado de la mayor tiene lugar en dos pasos principales.



PASO 1


El ajuste en esta fase inicial tiene lugar simplemente a través de la escota. Enfocamos nuestra atención en los catavientos de control en la parte baja de la vela, sección 1. Si el cataviento del extradós de la vela (de la cara de la vela que está a sotavento, el verde del dibujo) flamea, entonces tenemos que lascar la vela o orzar. Si es el cataviento del intradós que flamea, entonces tenemos que cazar la vela o arribar. Ejecutaremos estos reglajes hasta que los dos catavientos de control estén volando paralelos en sentido horizontal.



PASO 2


Una vez que estos catavientos estén bien reglados es el momento de mirar a los catavientos de la parte superior de la vela (que podemos denominar "catavientos de twist"), de la parte denominada sección 3 en el dibujo. Ahora pueden darse tres distintos casos.


Caso 1

Si los catavientos de la sección 3 también están paralelos esto significa que el reglaje básico de la vela mayor está ya bien. No tenemos que hacer nada más. Normalmente si los catavientos de control (sección 1) y los de la parte alta (sección 3) están bien, también los del medio (sección 2) están bien.


Caso 2

Si los catavientos de sotavento de la sección 3 (en la figura serian los catavientos verdes) flamean, significa que la vela en su parte superión està demasiado cazada. La vela no tiene suficiente torsión o twist. En la parte de arriba queremos la vela más abierta. Para abrir más la vela en su parte superior tenemos dos opciones.


La opción 1 es lascar el "vang" o trapa o contra. El efecto de esta maniobra hace que se destense la baluma de la vela y que la vela se abra más en su parte superior.


La opción 2 es llevar el carro de escota de la mayor o "traveler" más hacia barlovento, teniendo cuidado de nunca superar con la botavara la linea de crujía del barco. Naturalmente esta ultima operación hará que los catavientos de la sección 1 pierdan su reglaje correcto. Por lo que tendremos que lascar contemporáneamente la escota de la mayor. El efecto de llevar hacia barlovento el traveler y contemporáneamente lascar la escota, será que el ángulo que la escota forma con el puño de escota de la vela sea menos vertical y por lo tanto se quita tensión a la baluma abriendo más la vela hacia arriba.  


Caso 3

Si son los catavientos del intradós de la vela que flamean, los de barlovento, que en la figura serian los catavientos rojos, tenemos que actuar de forma opuesta que en el caso 2. Tenemos que cazar el vang o llevar hacia sotavento el traveler cazando al mismo tiempo la escota, incrementando de esta forma la tension de la baluma de la vela y "cerrando" más la parte de arriba de la vela.


Por simplicidad hemos descrito todo el proceso con solo dos pasos sucesivos. En la realidad estos pasos se repiten de forma cíclica hasta que no lleguemos al reglaje optimo.


Para un reglaje optimal y para sacar esa extra potencia de la vela, podríamos al final mirar el cataviento que está en la baluma en la parte superior (el cataviento rojo que se sobresale de la baluma en el dibujo, si es que lo tenemos). Tendremos ahora que seguir ajustando finemente la vela hasta que también este cataviento se disponga volando horizontal por la mayor parte del tiempo.


En general, para la vela mayor, el cataviento del medio no es de fundametal importancia, ya que si están bien los catavientos de la sección 1 y 3, también ese cataviento estará casi siempre bien.



TRIMADO DEL GENOVA O FOQUE


Para el genova el procedimiento es similar.


PASO 1


El ajuste en esta fase inicial tiene lugar simplemente a través de la escota. Nos concentramos en los catavientos de control, de la sección 1. Si el cataviento del extrados de la vela (de la cara de la vela que está a sotavento) flamea, entonces tenemos que lascar la vela o orzar. Si es el cataviento del intrados que flamea, entonces tenemos que cazar la vela o arribar. Ejecutaremos estos reglajes hasta que los dos cataviento estén volando paralelos en sentido horizontal.


PASO 2


Una vez que estos catavientos e control estén bien es el momento de mirar a los catavientos de la parte superior de la vela de proa, en la parte denominada sección 3 en el dibujo. Ahora pueden darse tres distintos casos.


Caso 1

Si los catavientos de la sección 3 también están paralelos esto significa que el reglaje básico de la vela mayor está ya bien. Ahora miramos los catavientos del medio, sección 2. Si en los catavientos del medio es el cataviento de sotavento (el verde) que flamea, significa que el estay de proa está demasiado lasco y  tendremos que cazarlo. Si la situación es la opuesta, tendremos que lascar el estay.


Caso 2

Los catavientos de sotavento de la sección 3 (en la figura serian los catavientos verdes) flamean. Esto significa que la vela en su parte superión està demasiado cazada. La vela no tiene suficiente torsión o twist. En la parte de arriba queremos la vela más abierta. En el caso del genova para abrir la vela arriba y conseguir más torsión (twist) tenemos que llevar más atrás (hacia popa) el carro de escota.


Caso 3

Al revés, si son los catavientos de barlovento los que flamean (los rojos del dibujo) tenemos que disminuir la torsion de la vela llevando hacia proa el carro de escota del genova, de modo que la baluma se tense más.

También en este caso una vez que los catavientos de la sección 1 y 3 estay bien, tenemos que mirar los catavientos del medio (sección 2).


En general si los catavientos de la sección 1 y 3 están bien, también los de la sección 2 estarán bien. No obstante, si los catavientos de la sección 2 están mal significa que tenemos que actuar sobre la tensión del estay de proa. En particular, si son los catavientos de sotavento de la sección 2 que flamean significa que el estay está demasiado lasco y tenemos que tensarlo.



CONCLUSION


Es importante entender que el reglaje fino y continuo de las velas tiene sentido especialmente cuando estemos en regata. Si estamos de crucero, con tripulación reducida, el continuo reglaje de las velas seria imposible, cansado y hasta desacondsejable. En crucero, en general, estaremos satisfechos con un reglaje suboptimal (en algunos casos, llevando las velas un poco más cazadas de lo necesario). No obstante entender en profundidad el principio del trimado es importante para sacar el máximo partido de las velas y para navegar con la necesaria confianza y seguridad.


Si bien la teoría es fundamental, es importantísima la practica continuada de todos estos conceptos. Posiblemente seria util al principio ver estos conceptos aplicados en un curso avanzado de navegación. Para esto aconsejo siempre atender almenos uno de mis cursos avanzados de trimado y navegación, que tienen lugar 3 o 4 veces al año (para fechas contactarme en el correo yourbestsail@icloud.com).


3,153 vistas

YOUTUBE CHANNEL

  • YouTube Social  Icon

MAILING LIST

© 2017 BY LUCA ZAPPAROLI

yourbestsail.png